¿Qué hacer cuando un niño se está asfixiando en la piscina?

¿Qué hacer cuando un niño se está asfixiando en la piscina?

Es importante que cada vez que los niños se encuentran en una piscina los padres o al menos un adulto esté al lado de ellos, para evitar así cualquier tipo de accidente. Ahora, es importante también tener en cuenta que las clases de natación son primordiales para que los más pequeños del hogar puedan disfrutar sin mayores problemas. Aún así, debes recordar que aún cuando sepan nadar deben estar supervisados por un responsable que los esté monitoreando de forma frecuente.

Para evitar accidentes en el agua, recuerda que los juegos bruscos sobre todo en el borde la piscina se encuentran totalmente prohibidos. Por otro lado, la piscina debe estar cercada y éste debe tener al menos un metro de altura. A la vez, la zona de entrada al agua debe ser alta, para que los más pequeños no alcancen a abrirla por sí solos.

Otro de los consejos es mantener un toldo en la piscina cada vez que ésta no se esté usando. Todo ello disminuirá las posibilidades de accidentes. Pero ahora, ¿qué se debe hacer ante cualquier tipo de inconveniente?, pues bien, no te preocupes, ya que aquí te contaremos los pasos a seguir.

Lo primero que debes tener en cuenta es que mientras inicias los primeros auxilios, de manera paralela llamen al número de emergencia para que vayan en su ayuda.

Para ello deberá verificar si el pequeño se encuentra respirando, por lo que deberá mirar el tórax para ver si éste se expande y contrae. Ponga atención en la mejilla del niños y fíjese si hay movimientos de aire. Ahora, si la persona no respira deberá realizar dos respiraciones de forma artificial.

Si se pregunta cómo hacerlo, ponga atención, pues a continuación le brindaremos una serie de acciones que deberá realizar:

  1. Para realizar una respiración artificial hay que poner la boca de uno sobre la boca del pequeño mientras se le cierra la nariz con dos dedos.
  2. Si no hay lesiones en el cuello debe extender la cabeza del pequeño, elevándole el mentón.
  3. Brindar dos respiraciones de dos segundos cada una, preocupándose que entre aire al tórax.

Si a pesar de la respiración la víctima aún no reacciona, deberá realizar compresiones torácicas. Ahora, si no sabe o no se acuerda de todo esto en el momento, no se preocupe y tenga en cuenta que cuando llame a emergencia habrá un cuerpo de profesionales que lo podrá ayudar en los primeros auxilios.

Compartir este post