¿Qué hacer ante una insolación?

¿Qué hacer ante una insolación?

Durante el verano, es normal que se presenten algunas condiciones que pueden afectar y alterar nuestra salud. Y es que el sol sin duda que es el protagonista de esta estación del año, provocando, además de altas temperaturas, daños en nuestra salud y organismo. La insolación es una de ellas. Esta se provoca por la exposición a las altas temperaturas y los rayos del sol, ingesta limitada de líquidos y/o un fallo en el mecanismo en la regulación de nuestro organismo. Todo esto, deriva en un incremento en la temperatura del cuerpo, de forma extrema sin poderlo controlar.

Dentro de los factores que influyen en la aparición de insolación se encuentran la continua exposición al sol, beber alcohol en exceso, así como también sufrir enfermedades crónicas, como la diabetes. Por esto es que se puede evitar siguiendo los siguientes consejos:

  • Usar ropa ligera de colores claros y de algodón.
  • Evitar a toda costa, hacer actividades cuando nos encontramos directamente expuestos al sol.
  • Beber una gran cantidad de líquidos durante todo el día.
  • Permanecer en lugares frescos y no secos.
  • Utilizar bloqueador solar todo el día.
  • Síntomas que produce la insolación
  • Dentro de los síntomas más frecuentes que puede presentar una persona que padece de insolación, se encuentran:
  • Calambres musculares.
  • Desmayos.
  • Agotamiento por calor.
  • Deshidratación.
  • Náuseas y vómitos.
  • Confusiones y desorientaciones.
  • Taquicardia.
  • Mareos y aturdimiento.
  • Piel enrojecida, seca y caliente.
  • Pérdida de conciencia.
  • Dificultad para respirar.
  • Convulsiones y alucinaciones.
  • Si experimenta algunos de estos de síntomas, producto de su exposición al sol, entonces hay algunas maniobras que debería hacer para tratar una insolación. En primer lugar es bueno llevar a dicha persona a un sitio fresco y que esté a la sombra, quitándole la mayor cantidad de ropa posible, dejándola cubierta con una prenda suave.

Entrégale aire con un abanico o coloca al afectado delante de un ventilador, a la vez que se refresca la piel con una esponja húmeda. Es bueno también aplicar compresas de hielo en algunas partes del cuerpo, como axilas, la ingle, el cuello y la espalda para aliviar estos síntomas. Si tenemos a mano una bañera, entonces es bueno llenarla con agua fría y sumergir dentro a la persona insolada.

Por último, si los síntomas persisten lo mejor es recurrir a un servicio de salud o de emergencias. En Unidad Coronaria Móvil manejamos el conocimiento para resguardar su salud y corregir cualquier complicación que pueda poner en riesgo su vida.

Compartir este post